La Junta Interna ATE Senasa Capital Federal recibe donaciones para los afectados por las inundaciones. Los interesados pueden acercar sus colaboraciones a nuestros delegados y delegadas, al local gremial (Paseo Colón 367, PB) o depositarlos en el canasto que se encuentra en el hall central de la sede central del Senasa.

Teléfono: 4121-5469

Dirección de mail: atecapital@senasa.gov.ar

Los trabajadores y trabajadoras del Senasa, a través de sus delegados de ATE, siguen haciendo llegar sus donaciones para los damnificados/as por las inundaciones.
Informamos a todas las compañeras y compañeros del Senasa que están donando a través de sus delegados/as de ATE que se fueron entregando de forma inmediata todos los alimentos, ropa y calzado que han acercado. Las donaciones se hicieron llegar a los damnificados a través de la Cruz Roja, tanto para los barrios de Villa Devoto y Saavedra en Capital Federal, como para la ciudad de La Plata, al centro de emergencia en Tolosa.
Gracias por la confianza, y nos enorgullece representar al trabajador y trabajadora del Senasa que en forma rápida y desinteresada ha confiado y apostado siempre a la solidaridad en los momentos más difíciles.
Ayuda ATE Senasa
Ayuda ATE Senasa
 
 
 
Recomendaciones para el consumo de alimentos luego de las inundaciones

A raíz de las inundaciones ocurridas en los últimos días, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), sugiere una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de consumir alimentos.

Durante la pérdida de electricidad, mantenga cerradas las puertas del refrigerador y el congelador; el refrigerador puede mantener los alimentos inocuos hasta 4 horas; un congelador lleno a capacidad puede retener la temperatura por aproximadamente 48 horas (24 horas si está a medio llenar); y nunca pruebe los alimentos para determinar si están sanos.

Además descarte, si su refrigerador ha estado sin electricidad por más de 4 horas: carnes, aves, pescados, huevos y sustitutos de huevo; crudos, cocidos o en sobras; embutidos, hamburguesas y salchichas; cazuelas, sopas, guisos y pizza; ensaladas mixtas (ej.: pollo,  pasta, papas); salsas de carne y rellenos; leche, crema, yogurt, helados y quesos untables; frutas y verduras cortadas (frescas); verduras cocidas; jugos de frutas y verduras (abiertos); masa cruda y batidos crudos (ej.: batidos para panqueques) y tortas rellenas de crema o mousse.

Tambien descarte cualquier alimento, como pan o ensaladas verdes, que pudieran haberse contaminado a causa de los jugos que gotean de carnes, aves o pescados crudos y en general, cualquier alimento que tenga un olor, color o textura inusual.

Después de una inundación, no ingiera ningún alimento que haya estado en contacto con aguas inundadas. Descarte cualquier alimento que no haya estado en envases resistentes al agua si es que existe la posibilidad de haber estado en contacto con aguas inundadas. Los envases de alimentos no resistentes al agua incluyen aquéllos con tapas de rosca o tapas que abren con un tirón.

Descarte cajas ó cartones de jugo, leche o fórmula de bebé y alimentos envasados en el hogar si han estado en contacto con aguas inundadas, debido a que los mismos no se pueden limpiar y desinfectar con efectividad. Verifique los alimentos enlatados y descarte cualquier alimento en latas dañadas. Las latas dañadas son aquéllas que están abultadas, goteando, perforadas o con agujeros (o grietas), con excesiva corrosión o están severamente aplastadas o abolladas que no pueden mantenerse derechas una encima de la otra o no pueden abrirse usando un abridor de latas manual.

Descarte tablas de cortar de madera, utensilios plásticos, mamaderas de botellas y chupetes de bebé, que pudieran haber estado en contacto con aguas inundadas. No existe forma alguna de limpiarlos adecuadamente.

Además lave bien las mesadas con detergente y agua (agua caliente si hay disponible) y las ollas de metal, vajilla de cerámica, utensilios (incluyendo los abridores de latas) con detergente y agua (agua caliente si hay disponible). Enjuáguelos y luego desinféctelos, sumergiéndolos en agua hirviendo ó sumergiéndolos por 15 minutos en una solución desinfectante en base a lavandina en agua.

El agua que se puede beber sin peligro debe ser embotellada comercialmente; hervida o tratada. En caso de agua de la Red domiciliaria, igual se debe tratar por eventuales contaminaciones de la red de distribución y de tanques cisternas. Se debe hervir el agua al menos 1 minuto para eliminar la presencia de patógenos

En cuanto al agua tratada se deben agregar 2 a 3 gotas de lavandina comercial, por litro de agua (no más ya que puede producir intoxicación), mezclar bien la solución y dejarla reposar 30 minutos antes de consumirla.

Para la limpieza de los comederos, bebederos y demás utensilios de los animales, diluir una taza de lavandina cada 15 litros de agua, evitar que  consuman alimentos, agua o medicamentos que hayan estado en contacto con el agua de la inundación. Mantenerlos a resguardo y, en el próximo mes, tener en cuenta cualquier cambio de comportamiento del animal; y de ocurrir los mimos, consultar inmediatamente con un veterinario.
 
Teniendo en cuenta los desbordes cloacales, las aguas de la inundaciones también se encuentran contaminadas por materia fecal, pudiendo transmitir diversas enfermedades. Por lo tanto, es necesario maximizar las medidas de higiene de todo aquello que haya estado en contacto con las mismas.

Para consultas comunicarse de lunes a viernes de 8.30 a 18 hs al 0-800-999-2386.

www.senasa.gov.ar

FacebookTwitterMore...