¿Por qué se suele decir que el varón es inteligente y la mujer es “bella” y, solo a veces, que también es inteligente? ¿Por qué un señor canoso es experimentado y la mujer canosa es una “vieja” desarreglada?

Las mujeres, al igual que los hombres, somos seres humanos en toda su plenitud y complejidad y no como si fueran dos cosas diferentes. En algunas culturas somos obligadas a cubrirnos de pies a cabezas para ocultar nuestros cuerpos que “insitan al pecado” (como si fuésemos quienes desviamos al varón de su “correcto” camino), de esta forma, no somos consideradas más que objetos de uso privado de nuestros maridos.

En otras culturas, debemos cumplir con patrones de belleza que nos imponen tener un físico de proporciones idealizadas y mostrarnos cuanto más se pueda para ser consideradas “verdaderas mujeres” (es decir, más lindas, sexies y, por ende, populares y exitosas), deviniendo así en objetos de uso colectivo.

Nosotrxs reivindicamos a las mujeres q asumen el rol de luchadoras y que cuestionan las prácticas naturalizadas: nos reconocemos en ellas. Sentimos con una convicción absoluta que esta es una elección que implica ser una trabajadora, una compañera y una militante. Por eso es que en este día, cuando miremos a una compañera a los ojos, querremos saludarlas por eso sintiendo en lo más profundo que nuestras históricas referentes, las mujeres que admiramos, son las mujeres luchadoras. Estas son las razones por las que quisiéramos que este 8 de marzo nos saluden nuestros compañerxs. Para nosotras, ESO sería un orgullo.

 

No queremos flores ni bombones

queremos verdadera igualdad y verdaderos derechos

FacebookTwitterMore...