(…) Pero la Revolución no solo ha llevado a cabo una colosal obra social en Granma, tan querida por todos los que desembarcamos y los que luchamos casi dos años en las montañas de esta provincia de Cuba, hoy ganadora de la emulación nacional, como legítimo tributo a los que cayeron aquel 26 de Julio de 1953 en el Moncada o en Bayamo, porque fueron Santiago y Bayamo los dos objetivos para iniciar aquella Revolución (Exclamaciones).

En esta provincia se libró el primer combate victorioso. Aquí fue derrotada la última ofensiva de la tiranía, aquí estuvo a punto de colapsar su aparato militar en el triángulo Santo Domingo-Las Mercedes-Arroyones, dentro del cauce del río Yara (Aplausos). A pocos kilómetros de esta ciudad de Bayamo, 180 hombres cercaron Guisa y combatieron 10 días contra el grueso de las mejores tropas de operaciones enemigas, golpeando y demoliendo los refuerzos, encabezados por tanques medianos y pesados que, con el apoyo constante de la aviación, intentaron inútilmente evitar que Guisa cayera en nuestras manos (Exclamaciones).

Todo el país está respondiendo con creciente entusiasmo a estos programas. En la emulación por el 26 de julio, además del extraordinario éxito de Granma y su Partido, bajo la dirección de su brillante, destacado y respetado dirigente, Lázaro Expósito (Aplausos y exclamaciones de: “¡Viva!” y “Viva el Partido!” y otras consignas), las provincias de Camagüey, Villa Clara y Ciudad de La Habana (Aplausos), merecieron la condición de Destacada, y Pinar del Río, un reconocimiento por su aporte a la revolución energética y otros méritos (Aplausos). Datos irrebatibles demuestran los avances en todo el país. En el primer semestre del año 2006, nacieron en Cuba 51 633 niños, 11 por cada 1 000 habitantes; en el 99,9% de ellos, el parto se produjo en instituciones de salud. En el año 1970 todavía no se había alcanzado ese porcentaje, solo el 91,5% de los partos fueron institucionales.

En los últimos 20 años, entre 1986 y el 2006, el 99,9% de todos los nacimientos ocurrieron en instituciones de salud con la garantía de atención especializada. Hasta el 23 de julio del presente año la mortalidad infantil en Cuba fue de 5,56 por 1 000 nacidos vivos (Aplausos). Ese mismo día del pasado año era de 6,4 por 1 000 nacidos vivos. La diferencia de 0,80% significa 86 niños más ganados para la vida El 27 de abril de 1952 la revista Bohemia publicaba una tasa de mortalidad infantil en Cuba de 118 por 1 000 nacidos vivos. La tasa actual de mortalidad infantil de 5,6 por 1 000 nacidos vivos significa que, por cada 1 000 niños nacidos vivos, 994 alcanzaron el primer año de vida. En el año 1970, de cada 1 000 nacidos vivos, 956 infantes alcanzaban los cinco años de edad. En los últimos cinco años, por cada 1 000 nacimientos, 992 niños alcanzaron la edad de cinco años. Hasta la fecha, siete provincias: Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Ciudad de La Habana, Camagüey, Holguín y Granma, tienen cinco o menos de tasa de mortalidad infantil . Las más bajas, de 4,08 y 4,0, corresponden a Holguín y Granma. La tasa de mortalidad infantil de Ciudad de La Habana es de 4,5 por 1 000 nacidos vivos. Le podríamos preguntar a Bushecito (Risas), cuál es la tasa de mortalidad infantil en la capital de Estados Unidos. No sé, pero le podríamos preguntar, incluso, en Nueva York, una ciudad muy famosa. Esa Ciudad de La Habana que necesita un período de transición y, por supuesto, un programa de salud, tiene un índice de mortalidad infantil de 4,5 por 1 000 nacidos vivos. Es bueno recordarlo, porque diciendo mentiras y mentiras y cada vez que se les demuestra callarse la boca no es suficiente, en realidad. Vamos a martillarlos con la verdad. Con la verdad se hizo esta Revolución, con la verdad se alcanzó el triunfo, con la verdad se ha defendido durante casi 50 años (Aplausos y exclamaciones de: “¡Viva la Revolución, viva Fidel!”).

La mortalidad infantil por malformaciones congénitas era de 3,8 por 1 000 nacidos vivos en 1970. Habían transcurrido 11 años de Revolución. Claro, no había muchos médicos, recuerden que había 6 000 y se llevaron 3 000. Existía una sola universidad, un solo hospital docente. En el año 2003 esta tasa fue de 1,9 por 1 000 nacidos vivos, la mitad.En el año 2004 de 1,7 por 1 000, en el 2005 de 1,5 por 1 000, y hasta julio del 2006 es de 1,3 por 1 000 nacidos vivos (Aplausos). Estados Unidos, España, Italia, Alemania, Portugal, Dinamarca, Finlandia, Holanda tienen índices mayores. La provincia de Granma posee la tasa de mortalidad infantil por malformaciones congénitas más baja del país, 0,4 por 1 000 nacidos vivos. De los niños nacidos este año con malformaciones congénitas 44 se salvaron por intervención de cirugía cardiovascular, y 35 se salvaron por la intervención de cirugía neonatal. (…) No quiero extenderme, aunque podría hablar hoy de muchas cosas.

Vean lo que yo escribí. El Sol se levanta minuto a minuto y sus rayos pueden hacerse insoportables. Hoy 26 de julio, día en que conmemoramos los combates que tuvieron lugar en Santiago y Bayamo, a las 7:00 de la tarde inauguraremos en la ciudad de Holguín el mayor sistema de grupos electrógenos sincronizados del país, más de 200 000 kilowatts, equivalentes a una termoeléctrica de Felton, construido en solo cinco meses, y tendré posibilidad de abordar otros temas. Permítanme, antes de concluir, repetir aquí lo que dije el 30 de marzo del 2002, en la Tribuna Abierta de Buey Arriba, en que prometimos las cosas que hoy son alentadoras realidades en Granma. “Fue una gran satisfacción que esos cuatro programas se pudiesen iniciar hoy en la provincia de Granma, tan llena de historia, tan llena de méritos. “No es posible olvidar que por aquí por esta provincia, en La Demajagua, comenzó nuestra primera guerra por la independencia en 1868. “No es posible olvidar que aquí se produjo, en primer lugar, la liberación de los esclavos, gesto revolucionario de aquel gran patriota que fue Carlos Manuel de Céspedes, que había tenido oportunidad de estudiar y por ello podía concebir y dirigir una revolución. Su conciencia lo llevó desde el primer instante a ese acto de elemental justicia. Marchó hacia Bayamo, tomaron la ciudad, y en Bayamo se escribieron páginas gloriosas, de las más gloriosas de la historia de nuestra patria. Allí se entonó ese himno que tanto nos enorgullece y nos emociona al escucharlo.

Allí Máximo Gómez llevó a cabo la primera carga al machete contra las fuerzas coloniales que, procedentes de Santiago de Cuba, salían de Baire en dirección a Bayamo. Allí descubrieron los cubanos su arma número uno: el machete, aquel machete con que trabajaban en los campos, y después la caballería; machete y caballo fueron sus armas fundamentales, con las que comenzaron a escribir la historia gloriosa de nuestra Patria. Allí entregó su sangre, en Dos Ríos, José Martí, Apóstol de la Independencia, genio de las ideas y de las ideas más nobles que puedan concebirse, Héroe Nacional de nuestra patria, cuyas ideas inspiraron a la Generación del Centenario, y hoy inspiran e inspirarán cada vez más a todo nuestro pueblo.

¡Viva la Revolución!

¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!

(Fragmentos del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, Presidente de la República de Cuba, en el acto central con motivo del 53 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y “Carlos Manuel de Céspedes”, en la Plaza de la Patria de Bayamo, Granma, el 26 de julio de 2006)

 

FacebookTwitterMore...