En el día de ayer el presidente del SENASA, el Dr. Jorge Amaya, ha firmado su renuncia al cargo, la cual hoy ha sido publicada en el Boletín Oficial junto con la designación de las nuevas autoridades. Cabe señalar, para información de todos los trabajadores, que la renuncia le fue pedida por Presidencia de la Nación, y este cambio mantiene relación directa con la ampliación de poderes sobre el control del comercio exterior, otorgados al Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno.

En principio a las y los trabajadores del SENASA no nos sorprende que a cada capricho del poder político gobernante no se nos tenga en cuenta en ningún balance de gestión, menos para proponer algún compañero o compañera de carrera del SENASA para la continuidad. Lo que sí lamentablemente nos sigue sorprendiendo, y nos produce aún mayor indignación que los magros sueldos, es el desprecio que demuestran los acomodados de la política para con la función y el trabajo cotidiano del Trabajador del Estado. Piensan que solo somos sirvientes en el banquete de divisas que se reparten frente a nuestras narices.

El Trabajador Estatal, y sobre todo el de SENASA, ve todos los días como por sus manos pasa la riqueza del país y cuando llega a su barrio, a su propia mesa, la impotencia lo inunda todo cuando no puede cubrir las necesidades más básicas para vivir dignamente. Todos los días corre detrás de ese mango, como cualquier laburante vecino que tiene, pero a la vez carga con la enorme responsabilidad de producir políticas públicas para el bien común, y hacer funcionar la gran maquinaria del Estado, que al final del día se le ríe en la cara y le arrebata hasta el último envión de voluntad por seguir creyendo que es posible que todo cambie para mejor, que vale la pena levantarse cada mañana, y que la honestidad y el esfuerzo por la buena labor serán reconocidas al final de cada día.

Pues no. Esto no fue lo que le pasó al Dr. Amaya frente a sus compañeros del Ejecutivo Nacional. Esto no fue lo que el Sr. Moreno tuvo en cuenta a la hora de desplazar un compañero de su supuesto mismo espacio político. Pero queremos trasmitirle, desde la Presidenta de la Nación a todos sus obsecuentes colaboradores, que ese maltrato que entre ustedes se demuestran como machos en celo por la doña “Caja SENASA”, es el que las y los trabajadores padecemos todos los días por las desidias, las miserias, los caprichos de poder o económicos de las y los jefes que aprenden burocracia estatal en sus escuelas ministeriales.

Siempre dijimos que somos las y los trabajadores del SENASA los que sostenemos esta partecita del Estado Nacional que nos toca hacer funcionar, que somos los que intentamos mejorarlo cada día. Como no somos iguales que esta casta política, reconocemos que en la gestión saliente pudimos concretar, con más o menos conflicto, varios logros impensados: Convenio Colectivo de Trabajo Propio, Descongelamiento de Vacantes, Mesa de Trabajo para la Socialización del Sistema de Requeridos, Coordinación de Seguridad e Higiene Laboral, Jardín Maternal, Mesas Laborales Regionales, Federalización del acceso a la Capacitación.

Por todo esto el Dr. Amaya puede irse sabiendo que los trabajadores, que hicimos tanto esfuerzo por estas conquistas, seremos fieles guardianes de cada una de ellas.

A las autoridades entrantes les decimos que quedan varias deudas pendientes como el Pase a Planta Permanente de todas y todos los trabajadores, Aumento Salarial de Emergencia, Pago de los Adicionales para los trabajadores contratados, Nueva Estructura para un Nuevo Senasa que supimos reconstruir; esto como para empezar a conocernos…

Para los que vienen del ámbito académico les damos la bienvenida y les decimos que la historia no empieza cuando uno llega ni va a terminar cuando uno se vaya, los que SIEMPRE ESTAMOS Y ESTAREMOS SOMOS LAS Y LOS TRABAJADORES DEL ESTADO exigiendo más y mejores políticas públicas para nuestro Pueblo.

JUNTA INTERNA ATE SENASA CAPITAL FEDERAL

FacebookTwitterMore...