El gobierno argentino recibió a los empresarios de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y les aclaró que el Estado Argentino no pone ningún “límite a la libertad de expresión”.

En una carta que el secretario de Comunicación Pública, Juan Manuel Abal Medina, le entregó a la delegación de la SIP, les informó que es el grupo Clarín, integrante de esa organización, “el mayor obstáculo para lograr una vigencia plena de la libertad de expresión” en nuestro país ya que pone trabas a la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, censura a sus periodistas y hace abuso de su posición dominante en el mercado mediático”. Un grupo de periodistas de distintos medios de comunicación, entre ellos Víctor Hugo Morales, se presentó ante el presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, y le planteó varios temas “ocultados” por los grandes grupos mediáticos, entre ellos la apropiación ilegal de Papel Prensa. Cynthia Ottaviano del diario Tiempo Argentino le entregó a Marroquín la investigación “en la que probamos periodísticamente que Papel Prensa fue apropiada por los directivos de Clarín, La Nación y La Razón en conjunto con la última dictadura militar”.

Por su parte Víctor Hugo Morales aseguró que Marroquín estuvo “rodeado sin poder dar un argumento frente a periodistas, para defender lo indefendible”.

FacebookTwitterMore...